Dispositivo táctil. Transformación digital

Transformación digital

Las redes y el acceso ubicuo a internet, el uso masivo de equipos multimedia y portables y el crecimiento constante de nuevas metodologías y herramientas docentes ofrecen un nuevo y riquísimo abanico de posibilidades para la formación superior, haciéndola accesible prácticamente a cualquier persona, con independencia de su ubicación o situación social.

Afortunadamente, la inversión que en los últimos años la URJC había realizado en las plataformas de aprendizaje Aula Virtual y URJCx, en el sistema de virtualización de aplicaciones MyApps, en las herramientas colaborativas y de videoconferencia y en general en un gran conjunto de aplicaciones corporativas nos permitió hacer frente a la crisis desde una posición mejor que la de otras instituciones. Mucho se ha mejorado además durante los últimos 12 meses y el esfuerzo de todos, y muy especialmente el del personal y los responsables de sistemas informáticos e innovación educativa de la universidad, debe ser reconocido.

La revolución digital transciende el ámbito educativo y llega también a la investigación, la gestión, la administración y la comunicación entre personas. Los difíciles momentos que hemos vivido el último año han puesto de relevancia cómo de importante es disponer de una sólida cartera de herramientas digitales y de haber apostado por la digitalización de los procesos y la transformación digital.

La transformación digital, en el ámbito educativo, nos ofrece un abanico colosal de posibilidades docentes que debemos abrazar y saber aprovechar. 

Creo firmemente en la que nuestras aulas y laboratorios son un lugar privilegiado para la formación, que las clases presenciales ofrecen una oportunidad de interacción física con docentes y estudiantes que es insustituible, creo que el contacto diario y la asistencia a clase aumenta la motivación, refuerza el sentimiento de grupo y favorece el intercambio de ideas.

No obstante, creo también que las herramientas digitales ofrecen una cantidad inmensa de oportunidades para mejorar y personalizar el proceso de aprendizaje que debemos aprovechar. Poder contar con material audiovisual de calidad, foros de discusión, tener acceso a información de múltiples fuentes, poder realizar tutorías y seminarios virtuales, ser capaces de incluir elementos interactivos y de “gamificación” de la educación en los procesos de aprendizaje enriquecen enormemente la calidad de nuestra enseñanza y permite adaptarla a las necesidades de cada estudiante.

La solución, naturalmente, no puede ser única, el correcto balance entre metodologías dependerá de la asignatura concreta, de la titulación a la que pertenezca, del curso en el que esté o de los contenidos y resultados de aprendizaje que persiga y dependerá, también, de los propios profesores y alumnos que en ella participan. No obstante, sí creo que es nuestra obligación poner a disposición de nuestros estudiantes y docentes un catálogo sólido y amplio de herramientas versátiles y contrastadas, fomentar el uso de las mismas, y apoyar la formación de nuestro personal y estudiantes para que todos se sientan cómodos y puedan sacar provecho de estas. 

La apuesta por la digitalización de la URJC durante estos cuatro años ha sido clara y ha culminado con el desarrollo del “Plan de transformación digital 2020-2025 de la URJC, del que todos nos debemos sentir orgulloso y que rápidamente se ha convertido en un referente en la Comunidad de Madrid. 

Este es un plan que, impulsado desde el Vicerrectorado de Digitalización y con la colaboración de las facultades, las escuelas y los estudiantes, sienta las bases para que nuestra comunidad universitaria adopte competencias digitales de forma natural para su trabajo y vida diaria, promoviendo la transformación cultural necesaria. Nuestro plan está orientado a mejorar la experiencia de toda la comunidad universitaria, servirá también para mejorar la satisfacción y los resultados de aprendizaje de los estudiantes, para simplificar los procesos de trabajo del profesorado, para mejorar los mecanismos de toma de decisiones en los diferentes niveles de gestión de la universidad integrando modelos de inteligencia institucional y, para aumentar la eficiencia y optimizar el uso de recursos y contempla tres pilares fundamentales: las personas, las infraestructuras y los procesos.  

En lo que se refiere a las personas, se persigue mejorar las condiciones de trabajo y aprendizaje tanto del personal de la universidad como de sus estudiantes. El aspecto principal dentro de esta dimensión está relacionado con los aspectos de digitalización e innovación docente que antes comentaba, pero incluye también la visibilización y puesta en valor de la investigación, el uso cotidiano de herramientas de trabajo colaborativo, el teletrabajo, y la mejora de la comunicación y los puestos físicos de trabajo.  

En la dimensión de infraestructuras, el plan incluye el refuerzo de las infraestructuras generales de la universidad, la digitalización de las aulas docentes, aulas magnas, laboratorios y espacios, la construcción de nuevos espacios colaborativos (docentes y de trabajo en grupo), así como el despliegue generalizado de dispositivos (sensores, detectores de presencia, medidores de calidad de aire…) que mejoren la sostenibilidad e inteligencia digital de nuestros edificios.

Esto no solo redundará en unas mejores condiciones de trabajo, sino que facilitará también el uso eficiente de las infraestructuras, la sostenibilidad energética y el acceso seguro a los espacios. La transformación de las aulas va más allá del equipamiento digital y audiovisual, incluyendo también la mejora de su conectividad, electrificación y la flexibilización de la disposición funcional del mobiliario, facilitando así el uso de nuevas metodologías docentes y el aprendizaje activo. 

Por último, nuestro plan contempla también una transformación digital de los procesos, persiguiendo una simplificación de los trámites administrativos y una gestión más ágil, descentralizada, cercana y transparente. En esta dimensión se contemplan iniciativas como la implementación plena de la administración digital, el uso de la firma electrónica para estudiantes y personal externo, la puesta en marcha de procesos de pago electrónicos, la mejora de los sistemas de inteligencia institucional, o los procesos de voto electrónico. 

Este plan de transformación digital ha sido la culminación de un proceso de más de tres años en el que se han ido tomando medidas progresivas para impulsar la digitalización de nuestra universidad y durante el que se ha realizado una inversión sin precedentes. A continuación, me gustaría destacar algunas de estas medidas. 

Refuerzo del “Centro de Innovación en Educación Digital”.

Hemos apoyado y reforzado el “Centro de Innovación en Educación Digital”. 

Hemos remodelado la estructura el centro, dedicado recursos al desarrollo de MOOCs, creado nuevos espacios de grabación en los campus de Vicálvaro y Móstoles, instaurado la “Semana de la Innovación Docente en la URJC y puesto en marcha del banco de buenas prácticas y los grupos de innovación docente. Varias de estas iniciativas han sido reconocidas por organismos externos, que han otorgado distintos premios a la URJC por la calidad de estas acciones 

La URJC como referente nacional de la Agenda 2030

Hemos mejorado el equipamiento informático de más de la mitad de las aulas docentes y laboratorios.

También hemos puesto en marcha la sustitución de ordenadores de sobremesa del personal docente y de administración de servicios por portátiles con “docking station” (se ha cubierto ya a más de la mitad del personal, 1500, esperando concluir este proceso en los próximos meses), con el objetivo de conseguir puestos de trabajo flexibles, ergonómicos, eficientes desde el punto de vista energético y adaptados a las nuevas necesidades, incluyendo teletrabajo.  

Nuevas plataformas online para la gestión docente

En el ámbito docente hemos puesto en funcionamiento plataformas online que permiten llevar a cabo de forma digital trámites administrativos dirigidos tanto a estudiantes (solicitud de títulos, convocatorias adicionales, anulación de matrícula…) como a profesores (reserva de aulas, programa DOCENTIA, evaluación de plazas de profesorado), así como digitalizar la tramitación de defensa de TFG, TFM y tesis doctorales. 

Esto ha permitido realizar estos trámites de forma más eficiente, ejecutarlos de forma mucho más ágil y facilitar su control y seguimiento (quedando constancia documental de todos ellos). Igualmente, como apoyo a la transformación digital hemos creado un catálogo de infografías de uso de herramientas digitales para toda la comunidad universitaria. 

Impulso a la innovación y la formación docente

Hemos impulsado la innovación docente y la formación de nuestro personal, con más 200 actividades de formación en temas de innovación educativa y digitalización, que han tenido muy buena acogida.

Esto nos ha llevado a reforzar y ampliar la información en este ámbito, sin olvidar a otros adicionales para tratar de cubrir todas las facetas de competencia digital docente dentro del plan de formación del PDI aprobado. 

Mejora y optimización de las herramientas docentes

Hemos logrado mejorar y optimizar las herramientas docentes, habiendo sido capaces de gestionar más 38.000 estudiantes diarios en AulaVirtual (con más de 400.000 entregas de tareas y 350.000 exámenes) durante el confinamiento, sin que se haya producido un menoscabo de su rendimiento.

Unificación de los procesos administrativos y herramientas

Hemos unificado los procesos administrativos y herramientas utilizadas en enseñanzas propias, universidad de mayores, grados y másteres para tener acceso de forma similar a los recursos corporativos, uniformizando la experiencia de uso y mejorando la sensación de pertenencia a la Universidad. 

Aplicaciones para la docencia en remoto

Hemos puesto en marcha aplicaciones que han resultado críticas para el desarrollo del teletrabajo y la teledocencia, como App URJC, para poder acceder a contenidos de la institución de forma flexible desde cualquier dispositivo móvil, o Teams, para la creación de espacios de comunicación de asignaturas y de teledocencia, tutorías virtuales, defensa de TFMs, TFGs y tesis doctorales durante el último año. 

Igualmente, hemos mejorado la visibilidad de nuestro personal y la transparencia de la institución reforzando la información relativa a los docentes, investigadores y departamentos en la web de la URJC. 

Mejora de las infraestructuras multimedia

Hemos mejorado las infraestructuras multimedia, incluyendo la posibilidad de auto grabación de clases y la subida de estos vídeos a Microsoft Stream y TVURJC. 

Plan piloto de transformación digital de nuestras aulas

Hemos desarrollado un plan piloto de transformación digital de nuestras aulas.

Esta experiencia piloto ha permitido estudiar distintas configuraciones de aulas y espacios digitales interactivos para poder abordar con garantías la digitalización y electrificación de las aulas de la URJC, permitiendo nuevos escenarios docentes, contemplada en el plan de transformación digital. 

Digitalización de los procesos de gestión de investigación

En el ámbito de la investigación, hemos implementado un conjunto de medidas que, entre otros aspectos, han permitido digitalizar la gestión de comisiones de servicio, la contratación de personal de investigación y parte de los trámites asociados a viajes y desplazamientos Igualmente hemos posibilitado el fortalecimiento y visibilidad de los grupos de investigación reconocidos, mediante la creación de canales de comunicación (programa TeamsCollab) y su inclusión en la web de la Universidad junto al perfil docente. 

Puesta en marcha del Boletín Oficial de la URJC y de la firma digital