Investigador de la URJC

Avanzando en investigación, desarrollo y transferencia

La investigación y la generación de conocimiento constituyen, junto a la docencia, la esencia de la universidad. La investigación contribuye al desarrollo social y económico, a la excelencia académica e, igual de importante, a la calidad docente. 

En un entorno donde abundan los recursos formativos y se multiplican los actores y las formas de acercarse a la enseñanza, tener profesores que generan activamente conocimiento, que son referencias en sus ámbitos de investigación y que pueden transmitir esa experiencia en sus clases es un aspecto diferenciador de un valor incalculable para nuestros estudiantes. No podemos olvidar tampoco que, en el mundo cada vez más globalizado en el que vivimos, la excelencia investigadora se está convirtiendo en la métrica fundamental para evaluar la calidad de las universidades, afectando profundamente a cómo somos percibidos por nuestros conciudadanos.

Apostar por una I+D+i de excelencia ha sido mucho más que una necesidad, erigiéndose como uno de los mecanismos más efectivos para reforzar nuestra reputación y garantizar el futuro de la URJC.

Desde que tuve el privilegio de que me eligierais como rector, mi  equipo y yo tuvimos claro que el apoyo, el impulso y la promoción de la investigación tenían que ser manifiestos y decididos y que debían realizarse desde una perspectiva integradora.

Ello, teniendo en cuenta tanto las líneas estratégicas de los planes estatales de investigación como las particularidades de nuestra universidad y nuestros investigadores (multidisciplinariedad, diversidad, juventud, dinamismo…).

Nuestro PDI tiene trayectorias profesionales muy diversas, por lo que debíamos articular mecanismos flexibles que, reconociendo y promoviendo el enorme talento con el que contábamos, apoyasen a todos de forma justa y equilibrada. Las propuestas en este ámbito debían, sin duda, sustentarse en un incremento de recursos (económicos, personal e infraestructuras), en una mejora de la gestión administrativa (simplificando y estandarizando procesos, digitalizando trámites y acortando tiempos de gestión) y en la creación de una cultura de investigación y transferencia multidisciplinar y más transversal, que trascendiese al PDI e involucrase también al PAS, a nuestros estudiantes y a nuestro entorno social.

Creo que es de justicia reconocer que se han realizado progresos muy notables en este ámbito, como también debemos admitir que, en algunos aspectos, no hemos tenido tiempo para implementar de forma plena esta estrategia.

Para ganar perspectiva sobre el camino recorrido, me gustaría compartir con vosotros varios de los logros más importantes en el ámbito de la I+D+i:

Refuerzo del Plan propio de apoyo a la investigación

Hemos reforzado el “Plan propio de apoyo a la investigación”, aumentando su financiación y actualizando el “Plan de fomento y desarrollo de la investigación”, de forma que se han definido grandes ejes estratégicos y nueve subprogramas de actuación.

Gracias a esto, hemos conseguido que, en 2020, por primera vez, la dotación del plan superase los 2.7 millones euros (cifra que duplica el presupuesto de 2017), habiéndose ejecutado en este último año más de 8 convocatorias y habiéndose concedido cerca de mil ayudas.

Reglamento de grupos de investigación reconocidos de la URJC

Hemos puesto en marcha del reglamento de grupos de investigación reconocidos de la URJC y se ha publicado y resuelto (tras la evaluación por parte de expertos externos) la primera convocatoria de reconocimiento de grupos de investigación de la URJC.

A través de esta convocatoria, se han reconocido un centenar de grupos:

  • Más de 10 en la rama de Humanidades
  • Más de 10 en la rama de Ciencias
  • Más de 20 en la rama de Ciencias de la Salud
  • Más de 20 en la rama de Ingenierías y Arquitectura
  • Más de 40 en la rama de Ciencias Jurídicas y Sociales

A todos los grupos de investigación reconocidos se les ha dado visibilidad en la web, creado un grupo TEAMs para su coordinación y trabajo en equipo y proporcionado una dirección de correo corporativa.

Claramente, estos han sido solo los primeros pasos y queda mucho por hacer, pero tener una imagen fiel de la investigación que se realiza desde URJC y reconocer las capacidades, el potencial y el talento científico de los grupos de nuestra institución era una necesidad irrenunciable.

Mejora del portal de investigación

Se ha mejorado la gestión de los gastos de investigación, ampliando y perfeccionando la información suministrada a través del portal de investigación de la URJC (que se ha actualizado de forma integral), facilitando una interlocución más directa entre el IP y el gestor del proyecto y digitalizando (total o parcialmente) parte de los procesos. 

El trabajo desarrollado por el Servicio de Investigación ha permitido que, por ejemplo, el tiempo medio para conseguir una comisión de servicios haya pasado de 14 a 2 días.

Toda esta adaptación se ha tenido que realizar, además, dentro de unas circunstancias poco propicias, donde la nueva ley de contratación aprobada por el gobierno supuso un cambio sustancial en la forma de gestionar los gastos de adquisición y pago por servicios, incluyendo un incremento de la carga burocrática de los procedimientos. 

En este punto, es de justicia reconocer el esfuerzo que han realizado nuestros compañeros del Servicio de Investigación, el CINTTEC, el CAT y la OPE que, pese a las difíciles circunstancias, han dado lo mejor de sí mismos para que nuestros investigadores pudieran seguir llevando a cabo su actividad.   

Reactivación de la Comisión de Investigación

Se ha reactivado de la Comisión de Investigación de la URJC (parada desde 2012), dotándola de un nuevo reglamento, incrementando su representatividad y el número de miembros que la componen, manteniendo reuniones una vez al mes y convirtiéndola en actor principal en referencia a la evaluación, gestión y desarrollo del programa propio de fomento de la investigación de la URJC.  

Mejora del funcionamiento del Comité de Ética de la Investigación de la URJC

Se ha mejorado el funcionamiento del Comité de Ética de la Investigación de la URJC, para continuar con nuestra responsabilidad social. 

Se ha actualizado su reglamento de funcionamiento y buenas prácticas, se ha aumentado el número de vocales que forman parte del comité y se ha incluido entre ellos al Delegado de Protección de Datos de la URJC.

Anualmente más de 400 proyectos son evaluados por nuestro comité.

Mejora de la divulgación científica

Hemos realizado un esfuerzo por impulsar de las actividades de difusión de la investigación. Se ha reforzado la información de la web, incluyendo datos sobre investigadores, proyectos y grupos de investigación.

Se ha apoyado y reforzado la Unidad de Cultura Científica y de la Innovación de la URJC, consiguiendo, durante tres años consecutivos, que la Fundación Española de Ciencia y Tecnología financie nuestras propuestas orientadas al fomento de la cultura científica, tecnológica y de la innovación. 

Y se han creado, además, los Premios de divulgación científica de la URJC”, habiéndose celebrado ya dos ediciones.  

Sello europeo de calidad HRS4R

Se han mejorado las condiciones del personal de proyectos de investigación, habiéndose creado una unidad administrativa específica para tramitar su contratación, permitiendo que participasen en el «Programa propio de fomento y desarrollo de la investigación” y aprobando la normativa que permite la realización de contratos indefinidos de personal técnico para apoyo a la investigación. 

En este ámbito, hemos conseguido, además, el sello europeo de calidad ‘HRS4R’. Esta distinción, que ostentan únicamente otras 500 instituciones en el mundo, reconoce la labor de la URJC como promotora y artífice del desarrollo de un mercado laboral europeo atractivo para los investigadores, colocándonos en una mejor posición para atraer talento y contribuyendo a mejorar el entorno profesional de los investigadores de nuestra universidad.